El acto mariano

Buenos días, es la hora del acto mariano. Estoy segura que hoy en día hay mucha gente que ignora lo que es “El Acto Mariano”. Y quizás piense que se refiere a Rajoy, pero no. Creo no equivocarme y sé que muchas de las mujeres que van a leer este post se acordarán de aquellos años y revivirán esos actos. Empezábamos cada mañana con una pequeña oración, una reflexión y normalmente el Ave María. Si era clase de inglés ahí estaba Anita, o Toñi Paín – jovencita ella, con unos ojazos verdes inmensos, y muy cariñosa con esas mujeres que ya estaban alocadas por la adolescencia . Difícil tarea la suya también : enseñar y no dejarse comer por esas lobas que tenía de alumnas. – el Holy Mary Mother of God. Lo siento, yo de francés sólo recuerdo las clases que de pequeña nos dio la hermana María Carvajal y el ferreyaque domebú sole de matine…ding, dang, dong. Otra hermana que recuerdo con cariño, risueña, que siempre me recordaba por el nombre de mis hermanas… cada vez que me llamaba empezaba por la retahíla: Rosados…. Isabel María, María de Fátima, María Adela, María Rosa… siempre con el María delante…y antes de que dijera mi nombre yo ya con vocecita de niña buena decía: Sí hermana!!. No estoy segura si llegó alguna vez a pronunciar mi nombre, creo que no le di oportunidad. También tenía su carácter, eh… Luego con los años la veíamos vagar por los pasillos con su muletita, y saludaba alzándola, o en la capilla orando. Creo recordar que muchos años después continuaba dando clases a niños pequeños en la primera planta, como la hermana Eliecer …así teníamos un ritual, cuando bajábamos a llevar nuestros periódicos de reciclaje a cambio de ese pan de ángel tan rico e ilusionante, que la hermana mágicamente nos servía siempre en dosis de un cacillo sobre nuestras palmas, excepto a algunas enchufaínas que le daba dos. Recuerdo hasta el color de los cacillos: Eran como los de la papilla Milupa o leche en polvo: blanco, y otras veces transparentes azules o naranja. Me pregunto quién era la que tomaba papillas en el cole durante tantos años, para suministras esos cacillos a la hermana. Bueno, de camino a esa planta…pasábamos por el descansillo del bajo….y ahí siempre estaba un piano esperándonos: Abríamos la tapa, y pasábamos la mano por las teclas, deprisa…..sonaba una melodía sin sentido, y salíamos corriendo y riéndonos, se escuchaba una voz a lo lejos que gritaba: Quietasssssssss!!!!
Ya no estábamos, ya nos habíamos marchado…y seguimos con el acto mariano. Además de esos idiomas, cuando eras mayor se hacía en latin (Ave Maria Gratia Plena…… que conste que me lo sé, pero no lo voy a poner completo ) en las clases de Charo Marugán…y en griego. Yo no di griego, pero como compartíamos las clases con ella en 3º de Bup, eran apenas unas 14 privilegiadas (no por el idioma…que me parece que era un tostón, no tenían a ningún adonis en clase, pero se ponían moradas de comer magdalenas y dulces que llevaban ellas o Charo…parecían clases particulares). No di clases de griego, pero las escuchábamos rezar, e incluso nos enseñaron el Ave María…perdonadme pero yo lo aprendí tal cual, como suena: Jaire María qué jarito Mea. Eso es todo lo que recuerdo del griego.
Los actos marianos especiales eran los del mes de mayo, en el patio, en el mes de las flores oliendo a acacia en flor y llevando ramitos de flores de nuestros campos, o haciendo un fondo por curso para comprarlo. El patio en ebullición, las niñas cantando con alegría, y el 13 mayo homenaje a Fátima..el micrófono en mano, sonando los altavoces, muchas guitarras. … Eran bonitos, muy bonitos.
Pero además de esos actos marianos hubo otros muy especiales para mí. Los que hacíamos con la hermana Charo en octavo. Era nuestra tutora, y exigía puntualidad británica. Si no estabas a las nueve, te castigaba a quedarte más tiempo después de clase. Los lunes, entrábamos a las 10 porque las internas llegaban de sus pueblos, y los coches de línea exigían otro horario de entrada. En nuestra clase había varias, entre ellas la famosa Mari Paz Blanco, que había repetido varias veces, y se había abonado al octavo curso. Ella nos sacaba unos cuantos años a nosotras, éramos como sus hijas. Así que ella llevaba modelitos especiales, se pintaba las uñas, tenía un estuche mágico (otro día contaré una historia de esto, no me la destapéis) lleno de potingues…se presentaba todos los lunes, a las 10,10h no porque llegara la empresa caballero tarde, sino porque le gustaba hacer el paseíllo con la clase en sus puestos….moverse con sus tacones, y su chaquetón de pieles. Aunque fuera Mayo, ella iba con el chaquetón de zorro sobre el uniforme. Era sólo por coqueteo. Y nosotras nos partíamos de la risa, porque sabíamos por qué lo hacía. Era la única a la que la hna. Charo, no castigaba por llegar tarde. Estaba enchufada, o la hermana la tenía ya por caso perdido.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Glory dice:

    Ya sabes que no recuerdo tantos detalles como tú, pero sí recuerdo las sensaciones y sobre todo las huellas que dejaron. Con el tiempo he dejado de rezar, he dejado de lado el Ave María, pero he encontrado el silencio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s